3 días, 3 estados.

Una de las ventajas de viajar al sur (sí, para los tijuanenses todo lo que queda abajo de nosotros es el sur) es la cercanía que tienen unos estados con otros.

En esta ocasión decidí viajar con mi amiga Larisa a Guadalajara, ésto para aprovechar el fin de semana largo del 16 de Septiembre (Día de la Independencia) y así poder visitar varios pueblos mágicos que quedan a los alrededores.

El plan inicial ERA visitar Tapalpa y Mazamitla y digo era porque al final de cuentas como en los mejores viajes acabamos improvisando y esto fue lo que resultó de este corto pero muy bien aprovechado fin de semana.

Antes de entrar en detalle, algunos puntos importantes que vale la pena tomar en cuenta es que anduvimos en carro, un factor importante ya que esto nos permitió movernos fácilmente de un lado a otro, además de que nos recibió el mejor tapatío de todos, que la hizo de guía local y que se lució con nosotras, muchas gracias  Ernesto.

20160917_172442

Día 1. Michoacán 

El primer día fue veníamos recuperándonos de una noche de fiesta del día anterior, como buenas mexicanas nos vimos en la necesidad de salir a “dar el grito” incluso cuando nuestro vuelo llegó a media noche a Guadalajara,  sin embargo, ésto no fue un impedimento y después de dejar nuestras cosas e instalarnos nos fuimos a un lugar llamado Tiburonzzito. La noche fue larga y la pasamos muy bien, en ese momento nuestra ventaja de 2 horas nos hacía sentir que era muy temprano (y no, en realidad no lo era) por lo que acabamos durmiendo muy poco y en lo que menos pensamos ya estábamos despiertas y listas paras salir a conocer.

Decidimos ir a Michoacán, donde visitamos la ciudad de Zamora la cual está a 2 horas aproximadamente de Guadalajara, y donde el atractivo principal es el Santuario Guadalupano, un monumento reconocido por los años que tardó en construirse y por tener las torres más altas de México. Recorrimos su centro histórico, comimos, hicimos algunas compras y de ahí continuamos al Lago de Camécuaro.

Del lago no sabíamos que esperar sinceramente, lo que nos llevó ahí fue la cercanía y un par de fotos que Ernesto y yo habíamos visto. Es un lago en el que hay árboles enormes, que dan la impresión de estar flotando en el agua, y que algún punto me recordaron al cuento de Blanca Nieves. Considero que el lugar está muy bonito, sin embargo no creo que nuestro día de visita haya sido el ideal, esto porque había demasiada gente y aquello parecía mas una kermesse que el lugar relajante que imaginábamos.

De ahí regresamos a Guadalajara por la tarde, donde recorrimos Tlaquepaque y terminamos nuestro 16 de Septiembre en Casa Bariachi, tomando cazuelitas y cantando al son del mariachi.

20160916_141020

20160916_164410

Día 2. Jalisco

Decidimos ir a Tequila (este lugar no necesita mucha explicación), donde recorrimos el centro histórico de la ciudad y decidimos entrar a las tequileras de José Cuervo y Casa Cofradía.

Mi recorrido favorito fue el de José Cuervo,  el cual incluyó la visita guiada por la fábrica, la visita a la cava Reserva de la Familia, el catado educativo y la degustación directamente de la barrica. Este tuvo un costo de $350 pesos y duró 1:30 horas.

Estas son las casas que nosotros visitamos, pero si buscan más opciones, los tours que encuentras ahí mismo en el centro tienen un precio aproximado de $150-$250 pesos y todas te llevan a visitar diferentes tequileras donde te explican el proceso de elaboración del tequila.

Después de estar todo el día en Tequila (y  de divertirnos bastante) decidimos continuar la fiesta en Puerto Vallarta. No sé en que momento creímos que era una buena idea, pero lo hicimos. El recorrido de Guadalajara a Puerto Vallarta es de 4:30 horas aproximadamente, por lo que llegamos a las 2:00 am al puerto. No nos pregunten como teníamos energía, pero la tuvimos. Llegamos al malecón y entramos a Mandala, el cual  estaba llenísimo y ahí nos quedamos de fiesta toda la noche/madrugada.

20160917_140232

Día 3. Nayarit

Amanecimos en Vallarta, desayunamos y compramos ropa (tienen que entender que esto no fue nada planeado, por lo tanto tuvimos que improvisar un poco). De ahí nos fuimos a una playa llamada Mismaloya, la cual me encantó. Esta es una playa de agua clara en donde no hay oleaje (o al menos ese día  no había) por lo cual estar en el agua era perfecto, el agua tenía corrientes de agua fría que hacían que no quisieras salir nunca, sobre todo con el calor de más de 30 grados que hacía.

Después de estar algunas horas en Mismaloya nos fuimos a Sayulita, la cual queda a 1 hra de distancia aproximadamente. Nosotros hicimos un poco más, esto porque hacíamos paradas MUY necesarias, por ejemplo: comer ostiones a mitad de la carretera…

Sayulita es famosa principalmente por sus playas para practicar surf y el ambiente tan relajado que se vive. Yo nunca antes había estado ahí y puedo decir que me gustó mucho, definitivo tengo que volver, todo es color, surf y relax. Ahí disfrutamos todo el día en la playa, después comimos y por la noche regresamos a Guadalajara….

El regreso

Hago un apartado de esto porque todo era diversión hasta que… salimos de Sayulita a las 8 pm, y llegamos a Guadalajara a las 3:00 am. Hicimos 7 horas de regreso a Guadalajara! Esto por el puente y porque la carretera, aunque está muy bonita (todo es selva alrededor) es solo de 2 carriles (uno y uno de cada sentido). Si a esto le sumas toda la gente de Guadalajara que va a Vallarta + accidentes (que desafortunadamente siempre hay) da como resultado = un trayecto de 7 horas.

La verdad es que la pasamos muy bien, nos turnamos para dormir en el regreso y más que las horas que pasamos en carretera, lo que realmente nos preocupaba era llegar a tiempo para nuestro vuelo el cual salía a las 6:40 am.

Al llegar a Guadalajara corrimos a hacer maleta, bañarnos e irnos al aeropuerto… lo logramos, pero esto no acabó ahí, ya que al llegar al aeropuerto viví el drama de la vida ya que no me querían dejar abordar porque mi IFE estaba vencida.

Mi amiga se adelantó a la sala de abordar mientras yo me quedaba alegando y por whatsapp nos manteníamos al tanto de lo que pasaba. Duré 40 minutos corriendo de un lado a otro hasta que finalmente me dejaron pasar los controles de seguridad. Literalmente tenía 10 minutos para correr desde seguridad hasta la sala de abordar por lo que me vi en la penosa necesidad de meterme hasta el frente, correr y brincar todo tipo de obstáculos para poder llegar. Ahora que lo pienso me da risa, pero en ese momento estaba bastante estresada, corrí, corrí y finalmente acabé subiéndome al avión gracias a muchos factores, entre ellos un shuttle descompuesto y el supervisor de la aerolínea al cual le agradezco infinitamente que me haya ayudado.

Llegamos a Tijuana a las 7:30 am y de ahí cada una de nosotras, no sé como pero nos fuimos a trabajar…

Fue un fin de semana bastante intenso, y que yo resumiría como: puebleo, fiesta y playa, 3 días y en ese orden, aunque por todo lo que hicimos, sentí que todo esto fue en una semana.

Ahora sí, ya que recuperé todo el sueño atrasado que tenía, ya estoy lista para la siguiente aventura…

PD. Renueven su INE.

6 thoughts on “3 días, 3 estados.

  1. Jajajajajajajajaj nutridísimo el viaje!!!! Sayulita en mente, Vámonos!!!! Si quieres te hago una cita para que acudas a renovar la CPV (INE), ese documento tiene que estar al 100 para tus viajes del día a día, qué jamás faltan!!!!
    Te amo, MPRM 😘

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s